Español usa
Languaje/Lenguaje
Espero un momento enviando correo
 

    Los solsticios, “sol quieto” por su significado etimológico, son los momentos en el cual el sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo, repercutiendo de esta manera en la duración del día. Este evento ocurre dos veces al año, el solsticio de verano que abarca los días 20 y 21 de junio por la mañana (el día más largo del año); y el solsticio de invierno el cual se presenta durante los días 21 y 22 de diciembre por la tarde (el día más corto del año).


    Así en Yucatán, durante estos días se tiene la oportunidad de observar la increíble precisión de la astronomía Maya integrada a su arquitectura. Durante la puesta de sol, entre tres y cinco de la tarde, en el castillo de Chichén Itzá se podrá observar que dos caras se mantendrán iluminadas, mientras que la otra mitad de la pirámide permanecerá en total oscuridad.
    El solsticio de invierno marca el final del otoño y la bienvenida del invierno; se dice que los mayas construyeron estas complejas estructuras para planear sus vidas en base a las cualidades de la tierra, naturaleza y ambiente en cada una de estas estaciones.
    Actualmente, este evento se ha convertido en una tradición tanto para los residentes del estado así como para los visitantes extranjeros, asistir al castillo de Chichén Itzá para cargarse de energía positiva y comenzar el año venidero de la mejor manera y con un espíritu reluciente.

     

    COMENTARIOS

    Todos

    Más Nuevos

    ¿Olvidaste tu contraseña?
    Registrarse
    Ingresar
    Espero un momento enviando correo
     
      Contraseña
      email